Historia de la pesca

Una de las herramientas más antiguas conocidas por el hombre, como más adelante veremos, fue el anzuelo; y tenemos que remontarnos a una mentalidad muy primitiva para tratar de comprender que la única forma de cazar o pescar en ella tenía que consistir en el engaño, ya que posiblemente el animal aventajaba al hombre de entonces en rapidez y reflejos y éste no disponía de medios para cazarlo si no eran induciéndole a perder su natural recelo. Trampas, redes, encañizadas o empalizadas, flechas y arpones,eran utilizados por poblaciones que normalmente escogían sus asentamientos en las riberas que juntamente con los bosques adyacentes les proporcionaban la dieta proteínica necesaria para su subsistencia.

historia de la pesca antigua

​Cuando el hombre comienza a establecerse de forma permanente y a utilizar la agricultura, la idea de propiedad se torna más precisa, el agua es utilizada en regadíos con una legislación cada vez más complicada, el pez comienza a tomar valor comercial y las primeras leyes sobre pesca son dictadas. En el Derecho Romano, que ha tenido una in-fluencia decisiva sobre toda la legislación moderna, se considera el pez como res nul/ius. o sea propiedad de quien sea capaz de capturarlo; no es hasta la Edad Media cuando comenzaron a surgir con el feudalismo, tanto civil como religioso, las aguas privadas y los derechos sobre las mismas.

​Creo que la pesca como deporte no ha existido hasta que tuvo practicantes para los que el valor de lo pescado carecía de importancia; porque obviamente debemos considerar que, tanto ésta como la caza Uevan intrínsecamente aparejado como resultado de su hábil práctica un producto tangible; en condiciones normales pescará más aquél que sepa hacerlo mejor.

artículo sobre historia de la pesca

Y como en una sociedad primitiva este producto era fácilmente permutable, la ocupación de cazador o pescador entrañó en sí misma una forma de existencia. Mientras las presas fueron abundantes, los medios fueron rudimentarios, y no es hasta la Edad Media en que a través de ayunos, vigilias y abstinencias, el pescado comienza a tener una demanda y adquirir un valor equiparable al de otros productos alimenticios, sobre todo en regiones interiores, donde barbos, anguilas y truchas son plato conventual y soporte de muchas economías, haciendo que los medios para pescar fueran perfeccionándose.​

El primer libro sobre pesca, el TYeatyse. de Dame Juliana fue impreso en 1496, pero existen referencias a la pesca mucho más antiguas, podemos leer varias en la Biblia, entre ellas aquella del evangelio de San Juan: «Díjoles Simón Pedro: voy a pescar. Los otros le dijeron: vamos también contigo». Y aquella noche no pescaron nada. Podemos ver que se hacían «bolos» ya en tiempos bíblicos.

Un pescador debe conocer, aunque sea de forma elemental, al adversario con quien se enfrenta: debe saber distinguir, aunque sólo sea a efectos legales, unas especies de otras; no pretendemos en estos artículos efectuar un análisis biológico exhaustivo de los peces, solamente dar unas ideas generales que. para quien sienta interés, pueden ser completadas mediante otras obras específicas relacionadas con el tema.

Author: pescador

Share This Post On