Los peces y su medio

​Los peces y su medio

Todos los peces de nuestras aguas nadan mediante ondulaciones laterales del tronco, incluida la aleta caudal; algunos, con aletas dorsales y anales muy desarrolladas, son capaces de avanzar y retroceder mediante el movimiento de éstas, utilizando en ambos casos las pectorales y ventrales como timones de dirección. También usan, en ocasiones, el principio del reactor, expulsando violentamente por las branquias el agua aspirada por la boca.

La velocidad de un pez depende en gran parte de su perfil, del número de ondulaciones capaz de realizar en una unidad de tiempo, y también de la amplitud de estas ondulaciones.

El pez más rápido es la barracuda, con una velocidad máxima observada de 44 km/h; le sigue el delfín con 36 km/h; la velocidad de la trucha oscila entre 6 y 10 km/h y la del lucio entre 5 y 8 km/h, la ballena azul puede alcanzar los 32 km/h, en tanto que carpas y cachos rondan los 3 km/h.

los peces y su medio en imagen

Los peces son animales de sangre fría, adaptan la temperatura de su cuerpo a la del medio circundante, y su sangre llega en pequeña cantidad a sus músculos, razón por lacual se fatigan con facilidad. Debemos, por tanto, diferenciar la velocidad que un pez puede mantener constante durante un tiempo prolongado y las aceleraciones de corta duración; un salmón o un lucio, ambos buenos nadadores, pueden recorrer en un segundo una longitud igual a cinco veces la longitud de su cuerpo. Las truchas, peces que viven en aguas con fuertes corrientes, suelen tener sus puestos delante o detrás de aquellos obstáculos que les permiten mantenerse en la comente con el mínimo esfuerzo.

El órgano de sustentación de los peces es la vejiga natatoria, especie de bolsa que pueden comprimir o expandir a voluntad, variando con ello su peso específico y su posición en el medio. Esta facultad de compresión y descompresión sólo puede efectuarse dentro de unos límites, determinados para cada especie por el nivel que habitualmente ocupan.

Es muy posible que la presión atmosférica influya sobre la vejiga natatoria, determinando en algunos casos su nivel de equilibrio natural por compensación. Esto podría explicarnos por qué de un día a otro, o en ciertos momentos de un mismo día, los mismos peces se encuentran a diferentes profundidades.

los peces y su medio como fuente de información

Los peces respiran el oxígeno que se encuentra disuelto en el agua; parte de éste proviene del aire, y también de la fotosíntesis realizada por las plantas acuáticas.

En aguas corrientes, los saltos y remolinos aumentan las superficies en contacto aire-agua, asegurando una buena oxigenación, superior a la que puede producirse en lagunas o embalses, donde ésta debe realizarse más por la acción de las plantas.

La capacidad del agua para absorber oxígeno disminuye cuando la temperatura aumenta, y en verano los peces no buscan la sombra porque tengan calor, sino porque el contenido en oxígeno del agua en esas zonas es mayor.

Asimismo, se puede observar que en épocas estivales los peces ascienden a la superficie a respirar, pero no lo hacen del aire atmosférico, sino de las capas de agua más superficiales, que por estar en contacto con el aire, están más oxigenadas.

La respiración se realiza a través de las branquias, pequeñas láminas recubiertas de piel fina y recorridas por la sangre; el agua conteniendo oxígeno es aspirada por la boca y expirada por los opérculos. que están en constante movimiento.

Un pez enganchado a un anzuelo tiene dificultades para efectuar este movimiento, y al no poder enviar a los músculos sangre cargada de oxígeno, acaba muriendo por agotamiento muscular.

Author: admin

Share This Post On